Hacer sindicalismo no puede ser un delito

  • El Juzgado de lo Penal nº 1 de Gijón, condena a penas de prisión a 7 sindicalistas de la CNT, “sentencia que vamos a recurrir”
  • “Con esta dura condena se quiere mandar un claro mensaje al sindicalismo combativo: es una amenaza directa a toda trabajadora que quiera ejercer sus derechos”, ha señalado CNT.

Esta pasada semana se ha publicado la sentencia que abordaba las movilizaciones sindicales que tuvieron lugar en el año 2017, en apoyo de una trabajadora, y, pese a que no había gran optimismo sobre el fallo, según la CNT, “éste ha sobrepasado los peores augurios: penas de cárcel de tres años y medio, salvo para el activista Lagarder y una indemnización que supera la solicitada por el ministerio fiscal, algo no muy frecuente y que alcanza la friolera de 125.428,1 euros.”

Los servicios jurídicos de la organización anarcosindicalista están trabajando, desde el mismo día de la notificación, en el recurso de apelación que pueda corregir la inaudita severidad que “no deja de recordar la sentencia recaída en su día en el procedimiento que se siguió contra Cándido y Morala”, señala la CNT, y que daría lugar a un documental, Ni un paso atrás, lema que “hacemos nuestro porque de ninguna manera vamos a permitir la criminalización de la acción sindical que es lo único que tenemos la clase trabajadora para defendernos”, subraya la central anarcosindical.

Aunque el momento del análisis “lo dejamos para más tarde, así como las implicaciones y extrañas coincidencias”, simplemente recordar que el querellante que a lo largo de todo el procedimiento ha pretendido que el conflicto sindical le había sumido en una crisis económica que le obligó a presentar un concurso de acreedores, sin embargo ha contado con lo más granado de la abogacía, habiéndose sucedido en la defensa de sus interés, algunos letrados de conocido renombre, el último de ello, Javier Gómez Bermúdez, expresidente de la sala de lo penal de la Audiencia Nacional.

Igualmente, dentro de la cuantiosísima indemnización se encuentra una partida por la pérdida de una vivienda que, al menos, al momento de la vista del juicio, seguía a nombre de los querellantes… y ello por no hablar de la sucesión de informes periciales contradictorios que, sin embargo, parecen no haber despertado duda alguna, pese a que en la última sesión del juicio se pusiera de manifiesto por las defensas la inconsistencia de las cifras reclamadas. Es importante subrayar, finalmente, que, a lo largo de los meses, que no llegaron a cinco, en los que se desarrolló la acción sindical, en ningún momento hubo deterioro de bien alguno; no se impidió la circulación de la clientela y pese a la presencia policial, llamada por los dueños de la pastelería, ésta nunca se vio obligada a intervenir…

Entendemos que este caso, en el que la sentencia es un paso más, nos encontramos ante “la criminalización del ejercicio más básico de la acción sindical”, subraya CNT: es un ataque frontal contra todas las trabajadoras y el sindicalismo en general, “hoy hemos sido nosotras, pero mañana puede ser cualquiera”. Por eso se hace un llamamiento a participar en la manifestación que se va a convocar el 10 de julio en Xixón.

Es tiempo de reflexionar, de seguir trabajando en nuestro modo de entender el sindicalismo, pegado siempre a la calle y a los problemas reales y de preparar los mejores recursos posibles no olvidando que nada, absolutamente nada, nos va a apartar de nuestra acción en defensa de los derechos de la clase trabajadora: ¡ni un paso atrás!

Este es el comunicado que han publicado las compañeras de Xixón.

Nun somos delincuentes, somos trabayadores.

Esta ye una hestoria vieya, tanto como la esplotación: ye la hestoria del patriarcáu. Esta ye la hestoria d’una muyer con mieu. Con mieu a dir trabayar, con mieu a la precariedá, con mieu al futuru de la so familia si daba un pasu alantre, con mieu a que la sociedá la xulgara. Esta ye la hestoria d’una muyer valiente qu’a pesar de toles voces que queríen amedranala tuvo dispuesta a cuntar la so verdá. Ye la hestoria d’una muyer que yá nun quixo siguir viviendo con mieu.

Esta ye la hestoria de les compañeres que tuvieron dispuestes a creyela, a arropala, a dici-y que nun taba sola y que la diben acompañar. Esta ye la hestoria de los sanos fíos del patriarcáu que vieron tremecer los sos privilexos y punxeron en marcha la maquinaria del sistema. Esta ye la hestoria de la sororidad ente muyeres y ente la clase trabayadora. Esta ye la hestoria de les que s’opusieron a la esplotación na hostelería y el comerciu. Esta ye la hestoria de cómo’l sistema condergó y encarceló a quien s’atrevió a llevantar la voz.

Esta ye la hestoria de quien salieron a la cai a revindicar porque cansaron de ver que «el sistema» les escaecía. Y hubo un tiempu que nes cais de Xixón sabíase qu’había un sindicatu d’iguales qu’entendía la to situación, que texía redes, que te sofitaba y amparábate. Fadiaba, claro que fadiaba. Fadiaba a los empresarios y tamién a les fuerces represives del Estáu, que pa eso tán, pa desmontar los movimientos sociales, pa imponer la paz de los que manden. Pa guardar los silencios de los poderosos.

Esta ye la hestoria de cómo s’usó la precariedá y la desprotección d’una trabayadora pa crear un relatu que infundiera mieu a los sos iguales. Esta ye la hestoria de la Represión. Asina empezaron les detenciones irregulares y el hostigamiento. Y asina les sacaron de les sos cases, y dixeronlo nidio: acabóse la llucha na cai. Pero resultó que nun yeren les sos cases, nin les sos cais, nin los sos cuerpos. Resultó qu’enfrente atoparon con toles compañeres que nun taben dispuestes a abandonar. Resultó qu’enfrente atoparon un sindicatu que nun taba dispuestu a poner preciu a la dignidá de les sos compañeres. Resultó qu’enfrente solo pidíase’l cumplimientu de la so llei: respetu a los convenios y respetu a los nuesos derechos.

Más de trenta persones fuimos llamaes a declarar, fuimos absueltes d’infinidá de denuncies presentaes nos caberos años, absueltes tamién d’inxuries, suplantación d’identidá, falses denuncies… delitos que dieron orixe a la querella y agora desapaecen por arte de barrabiellu.

Sicasí, les siete escoyíes enfrentamos a penes de trés años y mediu de cárcel y una multa que ronda los 150 000 euros. Nun robemos a naide, nun asaltemos con fuerza, nun violemos, nun peguemos al nuesu vecín nin usurpemos oxetos sagraos. Solo diximos NON a los sanos comportamientos del patriarcáu. Y por ello quieren conderganos a galeres.

Nun-yos entra na cabeza que les muyeres trabayadores tengamos drechos. Y ye por ello polo que n’armando un casu ensin nenguna consistencia pretenden achantanos. El fechu de facer sindicalismu pa defendenos como trabayadores ye interpretáu pola xusticia, los policías y los empresarios como delincuencia.

Si nos conderguen a galeres, vamos remar. Pero nun vamos remar pa mover los sos barcos de guerra, nun vamos remar p’apavoriar a otres poblaciones, nun vamos remar por qu’otres se faigan riques. Vamos remar pa que tola xente pueda vivir en condiciones dignes, onde nun haya trabayos precarios, onde pueda conciliase la vida familiar y la llaboral, onde haya xusticia pa la nuesa clase.

Nun somos les úniques. Trabayadores de ALSA, EBHI, TUA, VAUSTE tán imputaos policialmente a la espera de condenes penales por lluchar contra la precariadad, los despidos EREs etc…

¿Cuántes vegaes diríes: «¿Hai que movese, non puede tolerase esto…»? Pos ye la hora de remar xuntes y el remu de les trabayadores ye la solidaridá. Si los de riba solo entienden de dineru y poder y nun tienen escrúpulos, demostremos qu’a nós muevenos la dignidá, el apoyu mutuu y la xusticia social. El día 10 tienes una cita inexcusable.

 

 

 

¡Por nós, Por toes!

  • Junio 30, 2021

Agenda

Sin eventos

Lo más leído