La afiliación

A la anarcosindical puede pertenecer cualquiera que lo desee, con la única excepción de policías, militares, cuerpos armados y cargos represivos. No hace falta ninguna ideología para ser de la CNT. Y esto es así, porque la CNT es anarcosindicalista, esto es, una estructura en la que las decisiones se toman en asamblea, desde la base. Una estructura autónoma, federalista que no depende de partidos políticos, de subvenciones estatales, de burocracias profesionales, etc.

La anarcosindical lo único que pide es el respeto a estas reglas de juego, y desde este punto de vista, en ella pueden convivir personas de distintas opiniones, tendencias e ideologías. Ecologistas, pacifistas, miembros de partidos políticos... pueden estar dentro de la CNT. Existirán distintas opiniones, enfoques, formas de ver problemas concretos... Lo común, lo que une en el anarcosindicato, es su funcionamiento original, su estructura antiautoritaria.

De lo que el sindicalismo revolucionario se defiende, es de maniobras que pretendan convertirlo en un sindicato que sea usado por partidos políticos, o en beneficio de personas concretas, o de la aparición de liderazgos, o del culto a la personalidad, o de crear estructuras ideológicas cerradas. Por ello se autoexcluyen normalmente las personas autoritarias. La CNT es una estructura abierta, pero la gente ha de saber donde se mete y para qué.

Copyright 2012. http://www.cnt-sindikatua.org