La estructura básica del anarcosindicalismo: El sindicato de ramo

Esta puede pareceros la parte más aburrida del texto, y es la que se refiere a cómo funciona la anarcosindical. Os pedimos paciencia. La estructura y forma de toma de decisiones del anarcosindicalismo es original, no la usa nadie más y está pensada para limitar al máximo la aparición de burocracias y liderazgos. Si aprendes cómo funciona la CNT, nadie podrá manipularte ni dirigirte nunca dentro de ella.

La CNT es un sindicato. Una confederación de sindicatos de ramo. Un sindicato de ramo es una agrupación de personas que trabajan en el mismo ramo de producción, que defienden sus intereses.

Los sindicatos de CNT, son sindicatos de ramo, en oposición a los llamados sindicatos de oficio.
Sindicatos de oficio serían por ejemplo el sindicato de auxiliares de enfermería (SPAX), el de ayudantes técnicos sanitarios (SATSE), el de médicos (CEM)... En cambio en la CNT el ramo de sanidad formaría el Sindicato de Sanidad, sin distinción de categorías profesionales. Esta estructura se adoptó en el congreso de Sants de 1918. Y se llegó a ella porque se vio como más práctica en los enfrentamientos con el capital.

"En el terreno táctico, a fines de 1917 se nos presentó una huelga de fideeros y otra de ebanistas (sindicatos de oficio), que se alargó hasta el 18. La burguesía de ambos ramos (alimentación y madera), se entestó en no ceder en nada, y los obreros en ganarlo todo.

El gobernador de momento quiere mediar y fracasa. Y pongamos que pasan 10 semanas. Los patronos comienzan a intranquilizarse, aceptan la mediación del gobernador y el nombramiento de una comisión mixta para llegar a un acuerdo.

Pero los fideeros se niegan a cualquier trato. Desean triunfar por la Acción Directa, cara a cara con los burgueses, y dicen que la autoridad es allí un elemento extraño que sobra. Y el gobernador monta en cólera; detienen a una tanda de huelguistas. Lo que a su vez desata una terrible tanda de sabotajes. Los carretones que hacían el reparto de fideos y macarrones eran asaltados por un pelotón de huelguistas, que los volcaban y bailaban encima de la pasta un chotis, o echaban ácido fénico.

Cualquiera se la comía después. Y penetraban en las tiendas del ramo, rompían los cristales e inutilizaban toda la mercancía con ácido. La burguesía del fideo se alarmó poderosamente.
Los ebanistas hacían lo mismo, partiendo muebles y lunas con enorme ruido.

Arrecian las detenciones en ambos ramos, de manera que el de los fideeros, que englobaría a cuatrocientos oficiales, quedó imposibilitado para actuar por falta de gente. Pero entonces todo el ramo de alimentación se solidariza: los horneros, pasteleros, molineros, cubren las bajas de sus compañeros detenidos. Y los carpinteros, torneros, barnizadores, el ramo de la madera en pleno se vuelcan a relevar a los saboteadores. La huelga de los ebanistas duró diecisiete semanas.

Hasta que los patronos aflojaron...Fue un triunfo arrollador. Y la lección de solidaridad fue, en rigor, la que impulsó la creación del Sindicato Único de la Madera, el que fue famoso, y el de la Alimentación, apiñando a todos los sindicatos sectoriales"

(Joan Ferrer, La Revuelta Permanente).

Copyright 2012. http://www.cnt-sindikatua.org